Cirugía de Ligamento Cruzado Anterior

¿Cómo saber si tengo lesión en el ligamento?


Habitualmente en estos problemas de rodilla los síntomas consisten en una sensación de inestabilidad de la rodilla al tratar de girar o pararse súbitamente, este se puede acompañar o no de dolor e inflamación de rodilla, la consecuencia de un ligamento roto o insuficiente será la imposibilidad para practicar deportes y secundario el desgaste o deterioro del cartílago de la rodilla el cual no tiene buena capacidad de cicatrización.

El ligamento cruzado anterior (abreviado ACL por sus iníciales en inglés) es una banda de tejido resistente y fibroso que estabiliza la rodilla. Los problemas de lesiones a este ligamento suelen producirse cuando la rodilla sobrepasa su amplitud normal de movimiento; exceder estos límites puede estirar o desgarrar el ligamento, de forma parecida a como se deshilachan las fibras de una cuerda. Las lesiones graves a menudo requieren una operación quirúrgica para reparar el ligamento.

Preparativos para la operación


  • Deje de tomar aspirina y otros medicamentos según las recomendaciones del médico (7 días antes de la operación).
  • Consiga unas muletas porque necesitará usarlas durante su recuperación.
  • No coma ni beba nada las 10 horas anteriores a la operación.
  • Consiga a un adulto que lo conduzca a su casa después de la operación.

Durante la operación


El tipo de operación más común para tratar una lesión del ACL es la reconstrucción, que consiste en reemplazar el ligamento desgarrado por nuevo tejido (un injerto). El tejido injertado puede ser un ligamento o tendón procedente de su propia rodilla (“autoinjerto”) o de un donante (“aloinjerto”). Para reconstruir su ACL, el médico podría combinar la cirugía abierta con la técnica de artroscopia. Durante la artroscopia, el médico usa una diminuta cámara para mirar dentro de su articulación. Se usan unos instrumentos introducidos a través de pequeñas lesiones para reparar la articulación.

Después de la operación


Pasará unas horas en una sala de recuperación. Tendrá puesto hielo sobre la rodilla para prevenir la hinchazón, y quizás la pierna esté en una férula.

Dependiendo de la intervención, quizás comience la fisioterapia poco después de la operación. La fisioterapia puede incluir ejercicios suaves; en algunos casos se usa una máquina CPM (iníciales en inglés de “movimiento pasivo continuo”), que flexiona y extiende la rodilla para impedir que se entiese.

El periodo de estancia en el hospital usualmente es de 24 horas, después de las cuales pueda salir deambulando con ayuda de muletas las primeras 2 semanas.

Batallón San Patricio 112 Col. Real de San Agustin CP 66278 San Pedro Garza García, Nuevo León, México
Emergencias. 8888 0911 | Conmutador. 8888 0000 - Nacional. 01 800 800 CMZH | Internacional. 1 855 6522 927

Ortho. Todos los derechos reservados